Anuncian un aumento en el precio de la visa Schengen a partir de enero de 2020

Cada año, muchos turistas se plantean viajar a Europa, ya sea por vacaciones, negocios, o estudios. Una de las preguntas que a menudo preocupa a los ciudadanos extracomunitarios que desean visitar el viejo continente es cuánto cuesta la visa Schengen.

Un comunicado de prensa emitido durante el mes de junio de 2019 por el Consejo de la Unión Europea ha anunciado que a partir del mes de enero del año 2020, entrará en vigor el aumento de precio de la visa Schengen. Esta tarifa tiene carácter obligatorio para los ciudadanos procedentes de países elegibles que necesitan visas para visitar la Comunidad Europea.

Según el anuncio oficial divulgado por la misma entidad, se espera que la nueva tarifa de la visa Europa facilite a los estados miembros del territorio la tarea de cubrir adecuadamente los costes de tramitación y emisión del visado. El objetivo de esta subida de precio de la visa espera lograrse sin que llegue a tener un coste prohibitivo para aquellos solicitantes que la requieran para viajar.

Asimismo, el Consejo de la UE se plantea realizar una revisión de la tarifa del visado Schengen cada 3 años. Esta reevaluación está pautada con la finalidad de analizar si se hace necesario modificar nuevamente el coste de la visa Europa o si, por el contrario, esta puede permanecer igual durante otro período.

Una ventaja clara que ofrece esta enmienda es que la antelación máxima con la que se permitirá realizar la solicitud del visado Schengen pasará de los 3 meses actuales a los 6 meses a partir de principios del año próximo.

Esto quiere decir que aquellos pasajeros que deseen disfrutar de un ahorro en el trámite de solicitud de su visa Europa pueden introducir la documentación requerida durante el mes de diciembre de 2019. Gestionar el visado en esta fecha permitirá a los viajeros acogerse a la tarifa más barata mientras esta aún esté en vigor. Además, puede ser la excusa perfecta para planificar una escapada a un país o microestado del Espacio Schengen durante la primera mitad del año 2020.

Por otra parte, la antelación mínima con la que se deberán depositar las solicitudes de tramitación de la visa Schengen no variará. Actualmente debe tramitarse con un mínimo de 15 días previos a la fecha prevista del viaje y se presume que siga siendo así.

La nueva regulación contempla, además, otros cambios previstos cuyo objetivo principal es el de facilitar la entrada a viajeros frecuentes que visiten con regularidad los territorios miembros de la zona Schengen.

Si te encuentras entre estos viajeros que visitan habitualmente países Schengen, esta normativa te traerá otro beneficio adicional. Si cuentas con un historial favorable en tus visas anteriores, a partir de enero de 2020, podrás disfrutar de una visa Schengen cuyo período de validez irá aumentanado progresivamente de uno a cinco años.

Recuerda que los ciudadanos de al rededor de 100 nacionalidades tienen la obligación de tramitar una visa Schengen para poder entrar en cualquiera de los estados miembros.

Al conseguir una visa Schengen aprobada, el pasajero podrá disfrutar tanto de la entrada como de la libre circulación entre los siguientes países y microestados:

  • España
  • Alemania
  • Austria
  • Bélgica
  • Dinamarca
  • Eslovaquia
  • Eslovenia
  • Estonia
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Hungría
  • Islandia
  • Italia
  • Letonia
  • Liechtenstein
  • Lituania
  • Luxemburgo
  • Malta
  • Noruega
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • República Checa
  • Suecia
  • Suiza
  • El Vaticano
  • San Marino
  • Mónaco

Otro objetivo importante de la nueva regulación que afectará a la visa Schengen consiste en fomentar la cooperación y reciprocidad diplomática con países extracomunitarios. De esta manera, aquellos países que cooperen hacia su readmisión se verán beneficiados con costes de visa Schengen reducidos o bien con un incremento del período de vigencia de visados de múltiple entrada.

Por el contrario, aquellos países que no cooperen con su readmisión serán sujetos a medidas diplomáticas restrictivas tales como un incremento adicional en el precio del visado Schengen o en el procesamiento de las solicitudes de la misma.

Noticia Anterior

Comprobar requisitos