La UE simplificará sus visados desde febrero de 2020

El nuevo año empieza con cambios que afectarán a los ciudadanos extranjeros que decidan visitar Europa a partir de febrero de 2020. Estas modificaciones impulsadas por la Unión Europea afectan a la principal visa para viajar a Europa en calidad de turista, la visa Schengen.

Desde esta fecha establecida por la UE, la tradicional visa europea se podrá solicitar en línea a través de cualquier dispositivo electrónico, ya sea ordenador, tableta o smartphone.

Esta novedad es un cambio importante ya que el visado Schengen para viajar a la UE solo se podía tramitar acudiendo personalmente a la embajada correspondiente.

Otro de los cambios a destacar es el hecho de que habrá más facilidades para poder conseguir una extensión de la visa para Europa, esto quiere decir que habrá una cierta flexibilidad con los visitantes que quieran alargar su estancia en la Unión Europea.

Además, los poseedores del visado Schengen tendrán preferencia, o una mejor consideración, a la hora de solicitar una visa europea para largo plazo.

Hay que destacar también el hecho de que tramitar este documento, necesario para todos los ciudadanos que quieren visitar Europa o el Espacio Schengen y no son nacionales de un país exento de visado para la UE, será un poco más caro a partir de febrero de 2020.

¿Qué cambia en la visa europea a partir de febrero de 2020?

Estas son todas las novedades que tendrán lugar, desde febrero de 2020, en el visado para Europa (visa Schengen):

Solicitud de la visa europea a través de un formulario en línea

Esta implementación surge con la finalidad de adaptarse a los tiempos que corren y facilitar los procesos de solicitud de visados.

El hecho de poder tramitar la visa Schengen para Europa a través de internet implica no tener que personarse en una embajada para solicitar el visado.

Es importante destacar que este cambio entrará en vigor a partir de febrero de 2020 y que algunas oficinas consulares lo introducirán un poco más adelante.

Incremento en las tasas de obtención de la visa para Europa

Las tarifas de la visa Schengen para viajar a Europa tendrán un coste más elevado a partir de la fecha acordada (febrero de 2020).

De este modo, la tasa estándar de la solicitud de visado pasará a costar 80 euros (actualmente son 60 euros). A su vez, quienes antes tenían que abonar la cantidad de 35 euros por realizar este trámite, ahora pasarán a pagar 40 euros.

A pesar de estos cambios, se seguirá manteniendo la exención de esta tarifa para algunos solicitantes.

Aumento del plazo de solicitud del visado europeo

Una buena noticia para quienes vayan a solicitar esta visa es que se extenderán los períodos de tramitación.

En la actualidad, la solicitud de la visa Schengen para Europa tiene que presentarse con un máximo de 3 meses antes de realizar el viaje. A partir de febrero de 2020 el plazo se alargará hasta los 6 meses.

Tramitar la visa para varios países de Europa al mismo tiempo

Esta implementación permitirá al solicitante poder visitar más de una región del Espacio Schengen y la Unión Europea realizando una única solicitud de visa.

Los representantes de cada estado miembro de estos espacios comunes tendrán la responsabilidad de certificar la admisión de los visados europeos en sus respectivos países.

Beneficios para quienes viajan con frecuencia a Europa

Estas mejoras significan también nuevas ventajas para los viajeros frecuentes, ya que será posible tramitar una visa de entradas múltiples que tendrá una validez de 5 años.

Los ciudadanos extranjeros que podrán beneficiarse de esta extensión son aquellos que:

  • Dispongan de solvencia económica en su país de origen.
  • Haya visitado la Unión Europea previamente.
  • Cuenten con un historial de visas sin incidencias reseñables.

¿Cuál es el motivo de esta actualización en la visa europea?

Esta actualización de la visa para viajar a Europa no ha sido algo espontáneo sino que viene de largo. En mayo de 2018, la Comisión Europea dio luz verde a la propuesta destinada a revisar y hacer posibles modificaciones en la visa europea.

El principal motivo no era otro que el de reforzar la política común de visados y dar una mejor solución a los problemas de migración y seguridad.

Esta propuesta surge también del deseo de la CE de que haya una mayor cooperación entre los países que comparten el espacio común del Área Schengen.

Tras el apoyo del Parlamento Europeo a la propuesta para actualizar la visa europea en abril de 2018, el Consejo de la Unión Europea dio su aprobación final en junio de ese mismo año.

¿Quién necesita tramitar esta visa para viajar a Europa?

En la actualidad, los ciudadanos de 104 países tienen que tramitar un visado Schengen para viajar a la Unión Europea. Se ha confirmado que no habrá ningún cambio respecto a este hecho a partir de febrero de 2020.

No obstante, puede que haya modificaciones a partir de 2021, momento en el que se implementará ETIAS, la autorización para viajar a Europa sin visado.

Así es, algunos de los nacionales de país que a día de hoy requieren de este visado europeo podrán pasar a estar exentos de una visa para entrar en la UE y el Espacio Schengen. De este modo, para viajar al continente, simplemente tendrán que tramitar un ETIAS.

Este permiso de viaje será mucho más fácil de solicitar (en comparación con la actual visa europea de turismo) ya que está diseñado para que se pueda completar en apenas unos minutos. ETIAS otorgará a sus portadores una autorización para viajar a la Unión Europea en estancias de máximo 90 días consecutivos durante un período de validez de 3 años.

Si bien es cierto, los países incluidos en el programa ETIAS de exención de visado, son estados que actualmente no precisan de una visa europea para entrar en la UE, no se descarta que se añadan nuevos países.

Siguiente Noticia Noticia Anterior

Comprobar requisitos